LO MÁS NUEVO

EN SONORA VA PARA LARGO INSEGURIDAD



SSSSSSSS… Hay que felicitarnos todos los sonorenses porque el delegado de la Fiscalía General de la República en el estado, Pavel Núñez Moreno, un abogado litigante convertido de pronto por sus influyentes amigos de la Cuarta Transformación en un estratega policiaco de primer nivel, acaba de hacer una revelación que dejó boquiabiertos a todos los analistas que se han quebrado la cabeza tratando de explicarse las causas de la extrema violencia que azota a Sonora, en especial al sur de la entidad y muy particularmente al municipio de Cajeme.

 



Aseguró Pavel Núñez que los actos violentos de alto impacto que se han dejado sentir en la región de Cajeme, Hermosillo y otros municipios, se deben a la guerra que libran entre ellas las bandas del crimen organizado. 

 

Y así por el estilo están todas las declaraciones de los meramente responsables de la seguridad, palabras que no ofrecen tranquilidad, ni certeza al ciudadano de que se está haciendo algo, por mínimo que sea, porque sencillamente no cesan las ejecuciones, los ataques a comandancias, a policías, a ciudadanos víctimas colaterales, mientras en sus entrevistas banqueteras nos quieren hacer creer que pronto las cosas van a cambiar.

 

Porque si sumamos estas penosas declaraciones del Delegado en Sonora de la FGR con las del Alcalde de Cajeme, Sergio Pablo Mariscal, también de la Cuarta Transformación, en el sentido de que esos enfrentamientos entre delincuentes “son los estertores del crimen organizado porque ya llega de un momento a otro la Guardia Nacional”, pues de plano estamos perdidos si creemos que alguna vez estos monos nos van a servir para resolver la situación de terror, incertidumbre y zozobra que viven los sonorenses de todas las latitudes.

 

En primer lugar, sabemos que son respuestas de estos funcionarios para quitarse a los reporteros de encima; además nadie cree –ni ellos mismos- que la Guardia Nacional vendrá a solucionar en Sonora el problema de la inseguridad derivada del enfrentamiento entre bandas de criminales que se disputan el territorio.

 

Tan solo admitirlo es sencillamente aceptar que la fuerzas federales ha sido, son y quién sabe por cuánto tiempo más serán incapaces de obtener resultados concretos, dado que esta situación no es de ahorita, sino que data de mucho tiempo y francamente no creemos que se logre algo ni siquiera en los próximos años. 

 

Es más, el propio Alfonso Durazo Montaño, mandamás de la tan cacareada Guardia Nacional señala que esta “pacificación” tomará mucho tiempo, porque no es un problema que haya nacido ayer, ni que se vaya a resolver mañana. Vaya lógica.

 

Por lo mismo, las espeluznantes jornadas de crímenes que hemos estado viviendo en las últimas semanas y que llegaron a un punto intolerable ya, al ejecutar a un hombre frente a sus hijos, resultando muerto un pequeño de sólo tres años de edad en Ciudad Obregón, de plano es un espectáculo que llegó a Sonora para quedarse por un buen tiempo, lo mismo que la ejecución de policías municipales.

 

Esto, señores, aunque el discurso oficial quiera  minimizar la situación, va para largo.     

 

SSSSSSSS… Hablando de la Guardia Nacional, y en la víspera del “bailongo” (sic) de hoy lunes en el Zócalo de la Ciudad de México con el que Andrés Manuel López Obrador festejará el triunfo electoral que le dieron hace ya un año 30 de los 130 millones de mexicanos que vivimos en este país, este domingo el Presidente le tomó la protesta a los primeros 10 mil de los 70 mil elementos que tendrá esta nueva corporación, durante la ceremonia denominada "Despliegue por La Paz" la cual se llevó a cabo en el Campo Marte.

 

Ahí, ante la jerarquía militar mexicana, el gabinete en pleno, los representantes de los poderes Judicial y Legislativo, así como los 32 gobernadores, López Obrador señaló que tiene  como pendiente resolver el grave problema de la inseguridad y de la violencia. “Ahí no podemos decir que se ha avanzado, ahí desgraciadamente prevalecen las mismas condiciones que heredamos de los gobiernos anteriores en cuanto a inseguridad y violencia”.

 

Cuando menos López Obrador no soltó campanas al vuelo diciendo que en cuanto a violencia e inseguridad “sus números le indican otra cosa”.

 

Sabe perfecto que estos primeros seis meses del año y lo que va de su administración es el período que sin estar formalmente en guerra, más actos delictivos se han cometido y más vidas humanas ha costado en la historia de este país.

 

Entre las causas de este incremento tendrá  que consignarse alguna vez en la historia, la inexplicable blandura de este régimen lopezobradorista que a la fecha, en sus siete meses de gobierno, NO ha dado un solo golpe al crimen organizado, cuyos miembros embarrados de la risa parecen haber tomado solo los privilegios de la política de Amor y Paz de AMLO hacia ellos, pues absolutamente nada han puesto de su parte en lo que concierne a corresponder a esa inédita amnistía que les extendió AMLO, que no sea barbarie y salvajismo.

 

Además, NUNCA ANTES un Presidente de la República había festejado de esa manera el primer año de su triunfo en las  urnas, y mucho menos había querido hacer un corte de caja a modo de “informe”, que en el caso de AMLO no viene a ser otra cosa –dicen los que saben- que un acto desesperado por redireccionar ante los mexicanos la imagen de su gobierno, pues le urge revertir mediáticamente los señalamientos sobre el pésimo estado que guardan desde la economía y las finanzas del país, hasta el renglón  social, como consecuencias directas de que López Obrador  persiste en imponer su voluntad, producto de su visión aldeana de que “gobernar no tiene ciencia” que le caracteriza.

 

Sin repetir el rosario de yerros que se han cometido en contra de los todos los sectores de la sociedad desde el productivo, social, cultural, educativo, deportivo hasta el científico -a ninguno han dejado sentido los criminales recortes presupuestales, afectando incluso a los más vulnerables (jodidos, en castellano) del país que creyeron en las palabras de López Obrador campaña-, este botón de muestra es más que suficiente: Hoy 1 de julio, cientos de miles de burócratas federales que votaron por AMLO hace un año, amanecieron como desempleados, arrojados de sus dependencias, truncándoles su servicio de carrera y sin siquiera  finiquitarlos conforme a la Ley. 

 

Sería bueno preguntarles a los afectados de las delegaciones federales en Sonora si también ellos festejan el primer año del triunfo electoral de López Obrador, que es sólo eso, electoral.

 

Por lo demás, ni caso tiene hablar de las fanfarrias que sonarán hoy lunes en los festejos a los que fueron convocados los hermosillenses por parte de los miembros de la Cuarta Transformación, que todos ellos –sin excepción- tienen el rancho ardiendo y ni se tibian.

 

Pero, ¿en verdad tendrán algo que festejar?

 

SSSSSSSS… Acá en Sonora no queda de otra que esperar a que la mentada Guardia Nacional, a la que el Presidente López Obrador le tiene toda la confianza del mundo para acabar con la violencia, funcione de verdad y que ello ocurra en estrecha coordinación con las instancias de seguridad que operan a nivel estatal. 

 

De entrada 1,800 elementos ni son suficientes, ni tampoco ir a la guerra contra las bandas criminales es el camino que genere a la comunidad sonorense tranquilidad.

 

Ojalá que no entren de inmediato en contradicciones con los criterios de la Sedena, la Marina, la Fiscalía General del Estado y la propia Secretaría de Seguridad Pública de Sonora.

 

Por cierto, un acucioso observador nos comentó que una ojeadita a los integrantes del contingente de elementos de la Guardia Nacional que ayer estuvieron en el Campo Marte revela que muchos de ellos no tienen la figura propia de un soldado de los que estamos acostumbrados a ver en los desfiles o en alguna ceremonia oficial.

 

Señala este crítico que más bien parece que contrataron a varios miles de hombres para que posaran enfundados en el uniforme de la Guardia Nacional para aparecer en la foto del evento de la iniciación de actividades de esta corporación. Hay que estar atentos a este detalle.  

 

SSSSSSSS… Mientras tanto nuestras autoridades estatales, al tiempo que se ven obligadas a  sortear y enfrentar los problemas de inseguridad en donde lleva mano y toma decisiones sin haber logrado aún gran cosa el Gobierno Federal, deben atender intensas agendas de trabajo en las que se concreten beneficios para las familias sonorenses, así como para los sectores sosiclaes y productivos.  

 

Durante toda la semana anterior vimos a una Gobernadora Claudia Pavlovich envuelta en una dinámica de trabajo que a decir verdad, a varios de sus colaboradores les hace sentir a momentos que las fuerzas los traicionan, mientras que la mandataria se mantiene al pie de la cureña, como diría el clásico.

 

Para media semana ya había sostenido una gira por varios municipios del Río Sonora y de la Serra  Alta, entregando obras de infraestructura vial,  educación, salud o vivienda, lo mismo que  créditos a pequeños emprendedores  y las tan ansiadas becas para estudiantes de educación básica e incluso media superior.

 

Sin agarrar aire, su agenda incluyo estar presente en la clausura de Reunión Plenaria de la Comisión Sonora-Arizona a 60 años de creada,  y en la cual la Gobernadora Pavlovich y su  homólogo Doug Ducey coincidieron en señalar que Sonora y Arizona impulsan el desarrollo de una economía humanista que beneficie sin distinción a todos los rincones de ambos estados, aunado a la gran herramienta que significa el tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, (T-MEC) para el crecimiento de la Megarregión.

 

Bastante nutrida e interesante estuvo la agenda de esta reunión de la Sonora-Ariziona, en la que se abordaron temas económicos, de empleo, las relaciones comerciales y desde luego, la migración y el paso de indocumentados.

 

Abrió semana ayer domingo al asistir junto a todo sus homólogos del país al inicio de operaciones de la Guardia Nacional en la ciudad de México y se entiende que su presencia en la capital del país se alargará hasta este lunes, pues Claudia Pavlovich estará presente en el “bailongo” con que López Obrador festejará el primer año de su triunfo electoral.

 

Nos queda claro que su responsabilidad es la de ofrecer –como así lo ha hecho desde el mismísimo 2 de julio del 2018-, lo mejor de su disposición hacia el trabajo conjunto y coordinado entre el Gobierno de Sonora y la Federación, pues de ello depende que no se interrumpan importantes programas con los que se benefician a grandes sectores de la población sonorense.

 

De hecho, esa ha sido la tarea que ha desarrollado fundamentalmente la Gobernadora Claudia Pavlovich, quien no solamente en este sexenio, sino también en el anterior, se ha visto  obligada a hacer una incansable gestión de recursos, dada la marcada indiferencia de algunos mandos claves del más alto nivel hacia Sonora y sus problemas.

 

Es de esperarse, pues, que a la llegada de la Guardia Nacional, la Gober esté muy al pendiente de que las acciones de esta corporación en contra de la delincuencia sean de a buenas y no sólo sean para que venga López Obrador a tomarse la foto con ellos y que empiece a decir que “todo va muy bien”. Veremos.   

 

SSSSSSSS… ¡Que Dios bendiga a Benita Alda,a López, ex regidora del PT y ahora flamante Alcaldesa sustituta de Bácum, quien entra al quite de Rogelio Aboyte Limón en ese cargo por encontrarse en una prisión de Arizona, por haber intentado cruzar con documentación falsa a los Estados Unidos, donde también en otro estado tiene o tuvo cuentas pendientes.

 

El caso es que los incondicionales de Aboyte buscaron por todos los medios más truculentos mantener el control de la presidencia municipal de Bácum; pero al final se impuso la legalidad y el Congreso del Estado revocó por unanimidad el mandato al presidiario y con apego a lo que dicta la Ley, nombró y dio posesión a Aldama López de su nuevo encargo.

 

Pero, con todo y legalidad, ¡Que Dios bendiga a Benita!

 

SSSSSSSS… Esta semana habrán de comparecer ante los integrantes de la 62 Legislatura, los titulares de la SSP y la Fiscalía General de Justicia de Sonora, David Anaya Cooley y Claudia Indira Contreras Córdova, respectivamente. 

 

¿El tema? La inseguridad. 

 

De sobra es conocido por todo el mundo, menos por los diputados locales al parecer, que atender   problemas de inseguridad derivados del narcotráfico es competencia estrictamente federal y en todo caso, si están tan preocupados los representantes populares, pues deberían convocar a todos los integrantes de la Mesa para la Construcción de la Paz en Sonora. Y asunto arreglado.

 

De seguro los mandos militares de la Sedena y la Marina les explicarían todo lo que ellos quisieran saber e incluso les darían información hasta para llevar.

 

Pero, bueno, veremos qué enfoque le quieren dar nuestros diputados a estas comparecencias. Seguro será muy grillo el asunto.

 

Hoy lunes abre semana David Anaya Cooley.

 

 

COMENTA ESTA NOTA


Todos los derechos reservados. Semanario para "EL INVERSIONISTA" edición Sonora, Boulevard Rodríguez #20, colonia Centro, Hermosillo, Sonora, México. Teléfonos 6622 121649 y 6622 121694. Contacto: [email protected]