LO MÁS NUEVO

Gatopardismo 






Mientras el presidente Andrés Manuel López Obrador convoca a gobernadoras y gobernadores a su Acuerdo Nacional por la Democracia, su partido, el partido oficial, MORENA, despliega intenso activismo en todo el país colgándose de programas sociales con fines electorales.

En la misma convocatoria subyace la simulación y una actitud tramposa dado el carácter propagandístico y publicitario de ese llamado, que atenta contra el sentido que arguye el ladino presidente, ya que ante un sólido y puntual marco jurídico e instituciones electorales encargadas de esos menesteres, resulta innecesario promover tales iniciativas y en todo caso, la instancia convocante debería ser el INE y los partidos políticos los convocados.

Esa es una nueva faramalla presidencial, porque ni modo que no esté enterado de cómo desde la secretaría de Bienestar se han soltado a hordas de camisas pardas o de chalequitos guindas para condicionar la aplicación de dosis de la vacuna anticovid-19, levantar censos, intimidar, recorrer calles repartiendo pasquines para promover a MORENA y a su paquete de candidaturas, todo financiado con millonarios recursos públicos, en estrecha simbiosis entre ese partido y el gobierno.

Y no solo con eso el MORENA-Gobierno viola abiertamente los términos de equidad que deben regir las contiendas electorales, porque como malas yerbas surgen gigantescos anuncios donde se atribuyen como logros y supuestos avances, sin dejar de lado que como plaga de gusanos recorran barrios, colonias, comunidades rurales, repartiendo formatos para inscripción en programas sociales y para ser enlistados en el programa de vacunación.

Ni modo que el presidente ignore eso, y por eso, antes de convocar a acuerdos por la democracia, debería meter en cintura a su gabinete y a su partido, porque a como están las cosas ese llamado no es más que gatopardismo -cambiar todo para que nada cambie- porque este presidente no solo no quiere que nada cambie, si no además simular que quiere que cambie.

López Obrador debe darse por enterado que los guardianes de la voluntad del pueblo en las urnas y la tarea de evitar fraudes y trampas electorales, son el INE, los Oples y las instancias de impartición de justicia, en un todo que se encuentra bien establecido en la Constitución y las leyes en la materia.

Lo otro sólo es publicidad y propaganda, es simulación y actitud ladina de un sujeto tramposo y que sabe que en esta elección intermedia se juega el que no logre afianzar este régimen corrupto e incompetente, y por eso recurre a argucias mediáticas utilizando a mandatarios y mandatarias estatales para su posicionamiento, como si no supieran que el cumplimiento de la ley, de códigos electorales y demás, no está sujeto a la firma de pactos o de acuerdos.

De hecho, la estrategia electoral desplegada por el MORENA-Gobierno es igual a aquel priismo setentero, clientelar y manipulador, que desde principios de los años 80 registró un gran declive, para explotar en la década siguiente con la consecuente alternancia, quedando claro que utilizar recursos y programas de gobierno para promover el voto para determinado partido y candidatos es corrupción.

Por cortesía institucional y política la gobernadora Claudia Pavlovich deberá firmar o ya firmó ese acuerdo, así como lo han hecho la mayoría de los ejecutivos estatales, porque en su caso, no hay nada que la pudiera incriminar, ni en hechos e intenciones, en los supuestos que se establece en la ocurrencia presidencial y en todo caso debería solicitar al promovente que ponga orden en su gabinete y partido.

De plano que es cara dura el presidente, ya que lanza dicha convocatoria cuando de plano ha rechazado suspender su plataforma propagandística denominada la mañanera, desde donde arremete a diestra y siniestra contra la oposición y pontifica sobre las bondades de su malparido proyecto, sin que tengamos idea si por esos rumbos se atenderá la medida cautelar ordenada por la Comisión de Quejas y Denuncias del Instituto Nacional Electoral contra MORENA, para que sus brigadas se abstengan de solicitar a la ciudadanía información de la credencial de elector, y para que no se vincule a los programas sociales del Gobierno Federal con ese partido, especialmente en el caso de la vacunación contra la Covid-19.

Al menos en Sonora no están dadas las condiciones para que las hordas morenistas disfrazadas de Servidores de la Nación, brigadas correcaminos y demás estupideces, sean sometidas a la legalidad, toda vez la impúdica parcialidad de la actuación de la titular del Instituto Estatal Electoral Guadalupe Taddei Zavala y la convenenciera y maiceada mayoría de los integrantes del Consejo General.

A poco creen que el IEES emitiría una medida cautelar para que MORENA elimine propaganda en espectaculares por todo el estado asumiendo como propios programas de gobierno o que aplique sanciones a aspirantes en cuyas agendas de campañas adelantadas, primero mandan a los enchalecados de guinda a colonias, barrios y comunidades y luego aparecen ellos, en abierta concertación de voluntades entre ese partido y la estructura federal.

No creemos que doña Lupita se atreva a contradecir los dictados de su partido ni de su pariente que despacha como superdelegado y mucho menos a su candidato Alfonso Durazo, cuyo querido y recomendado cuñado, Alfredo Roldán Torres, es mantenido como secretario técnico de la presidencia o sea es mano derecha de la mentada Lupita, de acuerdo a la siempre documentada columna de nuestro amigo Gerardo Ponce, mejor conocido como el doctor Shivago.

Dicha realidad obliga a los partidos de oposición al partido oficial a ponerse más las pilas; a organizar cuadros de defensa ante las intrusiones de esa banda neofascista y a desplegar estrategias mediáticas que exhiban esas ilegalidades y la actitud omisa y cómplice de las autoridades electorales.

Por lo demás, desde Palacio de Gobierno reportan ya bien concretada la mudanza de Epifanio Salido de la Secretaría Técnica a la jefatura de la oficina del Ejecutivo, en el marco de la reciente renovación de la gobernadora Pavlovich de su gabinete.

A “El Pano” no hemos lidiado desde hace muchos años y su ascendente carrera política y en el servicio público lo perfila como un caballero en este mundillo donde tal virtud no abunda, que le ha permitido superar condiciones adversas, sin que ello implique el que se haya desempeñado con pulcritud y efectividad cuando fue comisionado de turismo o durante su paso como coordinador de la bancada del PRI en la anterior legislatura, así como en distintas tareas partidistas.

Bien por ese aún joven valor de la política estatal quien seguramente sabrá responder a la confianza de su jefa luego de los avatares de orden electoral no favorables que sin embargo lo hacen una reserva valiosa para lo que se ofrezca en el futuro y que por lo pronto es garantía de coordinación en el gabinete y en el proceso de cierre de la actual administración.

Mientras tanto, si nos atenemos a su participación en redes sociales durante los últimos días, todo pareciera indicar que Antonio Astiazarán ya se dio por enterado que casi tiene un pie adentro de su postulación como candidato de la Alianza Va Por Sonora a la presidencia municipal de Hermosillo.

Incisivo, cáustico y lapidario, el “enternado” para ser seleccionado como posible contrincante de la reeleccionista alcaldesa López Cárdenas, de entre Ernesto de Lucas y Norberto Barraza, se ha dado a la tarea de exhibir las graves condiciones que prevalecen en la cabecera municipal y comunidades, frente al discurso “reconstructor” que se propagandiza desde el Palacio Municipal.

Dicho activismo público contrasta con el mutis de “El Pato” y Norberto sobre ese tema, lo cual nos hace sospechar que a lo mejor ya se decidió la cosa y que no tarda en que se digan las palabras mayores por esos rumbos y que éstas dirán el nombre de “El Toño”. 

Por lo demás la aparente remisión del Covic-19 particularmente en Hermosillo en comparación con semanas y meses pasados, nos lleva a reflexionar sobre la conducta humana ante los riesgos de muerte. Cómo es que nuestra propia extinción está sujeta a la extinción física de amigos y seres queridos; como es que uno escucha manifestaciones de alivio por la baja de contagios y muertes por el Covid-19 y se hacen planes para festejar en todo lo alto la semana santa, se abren casinos y gimnasios, cuando entre esos pocos contagiados o muertos puede ser uno mismo o un ser querido.

“Por quién doblan las campanas” se pregunta en la obra de Ernest Hemingway, mientras suceden las muertes en el sangriento entorno de la guerra civil española y se concluye que como ahora en el tráfago de la pandemia, las campanas doblan por uno mismo y por los más cercanos a nuestros afectos, con todo y haya una baja en su incidencia del maldecido virus.

Para nuestro poco entendimiento, resulta incomprensible que luego de unos días de bajas en contagios, muertes y ocupación hospitalaria, en lugar de tomar acciones que refuercen esa tendencia, se decide todo lo contario; en lugar de mantener la vía que llevó a ese buen resultado, las autoridades deciden recrear las condiciones que derivaron en la trágica segunda ola de la pandemia y así establecen las bases para la temida tercera embestida.

Pues que les cuesta demorar apertura de antros, cines, salones de fiesta, restaurantes, casinos, gimnasios, ampliación de horarios de operación, aunque en contrario a ese elemental sentido común, la alcaldesa Célida López Cárdenas ya hasta prospecta festejos por semana santa como si estuviéramos en color verde, cuando a lo mejor lo más prudente sería mantener bajo control la movilidad social en espera de que avance el plan de vacunación sin incurrir en desesperos y evitar esa irremediable tercera ola que seguramente llegará al relajarse las medidas de contención.

“La muerte de cualquier hombre me disminuye porque estoy ligado a la humanidad; y por consiguiente, nunca hagas preguntar por quién doblan las campanas: doblan por ti” o sea, esta cita subraya que una muerte o pocas muertes nos afectan a todos.

O como la recreación literaria de Erich María Remarque en la novela “Sin novedad en el frente”, que en todo el horror de las trincheras en la Primera Guerra Mundial, ya por terminar ese conflicto, es herido de muerte el protagonista, y el parte militar de dicha jornada fue precisamente sin novedad en el frente.

Es como el parte diario de las autoridades de salud que se ufanan de la incidencia a la baja mientras terminan vidas e historia personales, de familiares y de amigos, que no por ser pocas en números duelen menos o afectan menos, o que las campanas no hayan doblado igual que si fueran muchos o que merezcan ese sin novedad en el frente por haber sido pocas las víctimas mortales. 

 

 

 

COMENTA ESTA NOTA


Todos los derechos reservados. Semanario para "EL INVERSIONISTA" edición Sonora, Boulevard Rodríguez #20, colonia Centro, Hermosillo, Sonora, México. Teléfonos 6622 121649 y 6622 121694. Contacto: contacto@inversionistasonora.com